Situación de la Seminci: Visiones incompatibles

La cuenta atrás sigue su marcha, quedan 5 meses para la celebración de la nueva edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid y la situación de crisis que se vive desde hace tiempo y que se había incrementado con la marcha del último director Juan Carlos Frugone no se ha solucionado. En estos momentos no se tiene un sustituto para dicho puesto, aunque por contrato el señor Frugone ha de seguir tres meses para que la transición hacia el nuevo director sea suavizada, y tampoco se ha expresado ninguna medida por parte del alcalde para solucionar lo que Frugone ha pasado 3 años denunciando y que ha provocado su accidentada salida del festival, por tanto la 53 edición de la SEMINCI puede continuar la racha de calidad descendente del otrora festival de prestigio que consagró a directores como Rosselini, Oliveira, Mihalkov, Donen, Kiarostami, Chabrol, Wajda, Güney, Penn, Loach, Egoyan o Paskaljevic.

La lucha entre el alcalde León de la Riva y Juan Carlos Frugone no es sino la muestra de dos formas de entender el arte y el festival, Frugone optó desde su llegada por una política de ruptura que sin embargo nunca se atrevió a aplicar del todo, su idea siempre fue traer películas inéditas, descubrimientos de directores y filmes que hiciesen que la prensa especializada se interesase por un festival de menor categoría de lo que puede ser el de San Sebastián pero que es sin lugar a dudas uno de los acontecimientos culturales de nuestro país, pero también es cierto que para que los espectadores de Valladolid y de otros lugares sigan interesándose por la SEMINCI año tras año y sigan depositando su dinero en la taquilla se ha de ofrecer una programación atractiva desde el primer vistazo y que contenga nombres de prestigio y alguna cinta esperada en nuestro país aunque se presente fuera de concurso, como ya ha ocurrió en los últimos años con las presentaciones de filmes como The Queen o Brokeback Mountain, diferenciándose estas en que Ang Lee vino a Valladolid y nadie acudió por parte de la película inglesa a hacer acto de presencia en el festival.

Por ello en las últimas ediciones del festival siempre se ha percibido una programación descompensada, con muchos títulos prometedores y no vistos en otros festivales pero con otros tantos ya presentados (es un clásico que vengan a Valladolid las películas de Won Kar Wai o Ken Loach después de su paso por Cannes) con anterioridad, esto hace que los críticos más prestigiosos se abstengan de venir a un certamen del que han visto el 30 por ciento de las películas, por ello la lucha entre la novedad, el prestigio y el rendimiento económico es uno de los principales problemas que ha sufrido las últimas ediciones de la SEMINCI.

Otro de los puntos clave de este conflicto es las incompatibilidades del alcalde y Frugone a la hora de defender distintos aspectos del festival, mientras que el alcalde siempre se ha visto más preocupado por el resultado final y la rentabilidad de la SEMINCI puesto que se realiza con fondos públicos otorgados por el ayuntamiento, Frugone intentó luchar contra una situación difícil para conseguir total libertad a la hora de dirigir el certamen. Todas las personas que han trabajado en el festival han comentado la tendencia del alcalde a intentar controlar cada proceso del mismo para asegurarse el éxito de las diferentes ediciones, pero el éxito para el edil no es el mismo que entiende el último director, que fue capaz de exigir condiciones tales como la exclusión de parte del personal administrativo y readmisiones de anteriores trabajadores para continuar al frente del acontecimiento cinéfilo por excelencia en Valladolid.

Todo esto demuestra que son dos personalidades fuertes que no han sabido mantenerse en los límites que sus cargos exigen, nadie debería permitir que un alcalde quisiera manejar la organización del festival pero tampoco se ha de dejar al director querer inmiscuirse en la parte administrativa y exigir despidos en un equipo que lleva sin tocarse 13 años, incluso desde antes que León de la Riva llegase a su actual cargo.

Ahora sólo queda esperar a que en los escasos tres meses que le quedan a Frugone aproveche el tiempo para diseñar un festival que al menos no siga desvirtuando un certamen de tanto prestigio como la SEMINCI, su primera parada: el festival de Cannes donde las secciones paralelas del mismo suelen ser una buena fuente de descubrimiento de pequeñas joyas, allí se presentó el año pasado el éxito español de la temporada El Orfanato; así también podrá desquitarse de que este año no haya habido ninguna representación de la SEMINCI en el festival de Berlín, hecho que nunca había ocurrido hasta ahora y que ojalá nunca se repita, habrá que ver si el nuevo director aprende de los errores del pasado para devolver su brillo a este certamen, las primeras quinielas también están ya en marcha, el director del festival de cortometrajes de Medina del Campo Emiliano Allende y el director de la cátedra de cine de Valladolid Fco Javier de la Plaza son los primeros nombres que se barajan para solucionar esta difícil situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: