Mapa de los Sonidos de Tokio: Coixet fría, Rinko caliente

Desde esa gran película llamada Mi vida sin mí, decidí seguir la carrera de Isabel Coixet, era, es, una realizadora diferente, personal, no encaja bien dentro del panorama del cine español (¿¿por eso rueda en ingles??), posee un mundo personal muy rico y propio que aplica siempre en sus filmes.

Mapa de los sonidos de Tokio no es una excepción, su mundo personal está y se encuentra elevado al cuadrado, al cuadrado de la influencia del cine asiático con Won Kar Wai y Naomi Kawase a la cabeza, la fotografía, el encuadre, el ritmo… todo sigue siendo muy Coixet pero como si esta hubiera pasado una larga temporada comiendo Noodles y cantando en karaokes. Esto es la parte más destacada de un filme que sin embargo no aporta nada más.

Mientras que su envoltorio es perfecto, su fondo es vacío, nada en esta película te toca, te conmueve, la historia no evoluciona hasta cinco minutos antes de acabar (los únicos con algo de emoción). Un guión caprichoso que se permite introducir una pretenciosa (la interpretación de Rinko Kikuchi nos muestra todo lo que subraya la voz) voz en off que aparece y desaparece a su antojo sin explicar nunca nada sobre este personaje más alla de su obsesión por el personaje principal. Otro de los principales inconvenientes del filme es que parece no saber el tono que quiere tener, mientras que su estética y su realización son poéticas y líricas, los actos de los personajes son realistas y sencillos. Después de una escena de sexo rodada prodigiosamente y en un estilo casi onírico el personaje de Sergi López no puede sacarse un pelo púbico de la boca por mucho que como dice la realizadora a todo el mundo le haya pasado.

Rinko Kikuchi vuelve a demostrar como en Babel, como se puede expresar mucho con poco, la escena en la que llora comiendo en la cama, en la que duda sobre tirar el arma o no o el final son lo más intenso de la película gracias a su excelente interpretación, en la que no sólo desnuda su cuerpo sino también su personaje, seco, complejo, que destaca ante un “correcto” Sergi López.

Aun así Coixet merece seguir siendo tenida en cuenta, porque no renuncia a su estilo, a su mundo, afectado, pero personal y que la señalan como una voz diferente y necesaria en nuestro cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: