De La Familia Savages, Los Falsificadores y 3 días…

Desde mi último post que nadie crea que no he visto películas, todo lo contrario, pero es que el tiempo es escaso, así que o inventan días de 27 horas para mí o tendré que organizarme mejor. Creo que lo segundo es más factible, por lo que hoy, que me he organizado mejor comentaré un poco las tres últimas películas que he visto.

Empezaremos por La Familia Savages, nominada en dos categorías en los últimos Oscars y vendida aquí como comedia, y como tal estuvo nominada a los Globos de Oro, pero nada más lejano a la realidad, porque los savages es un drama en toda regla, la historia de personajes que rozan el patetismo y de una familia más que disfuncional, destrozada por un pasado traumático, aunque eso sí, aderezada con unos cuantos momentos cómicos que a lo mejor han hecho confundir a la gente pero esos momentos no hacen más que acrecentar el patetismo de los protagonistas, genialemente interpretados por Laura Linney y P.Seymour Hoffman actor que me cae tan antipático como bien actúa porque en cada film que le veo me quedo flipado. Así que una película dura con un toque tierno y que es más que recomendable si la pillais en alguna sala.

Pasemos a Los falsificadores, mejor película de habla no inglesa para la academia de Hollywood y aunque no sea una mala película yo me escojono, Persépolis es infinitamente mejor, The Art of Crying la representante danesa también y hasta El Orfanato que no es santo de mi devoción tiene algo más de riesgo y estilo que esta típica historia de nazis y judíos cuyo argumento es lo mejor que tiene. Alguna escena copiada de La lista de Schindler y una estructura (todo contado en forma de flashback) completamente errónea lastran una película que podría haber dado más de sí.

Por último 3 días la sorprendente ópera prima de F. Javier Gutiérrez, gran triunfadora en el festival de Málaga, premios quizás excesivos pero que premian un cine diferente y apoyan las novedosas óperas primas de nuestro cine. El manido tema del meteorito que cae a la Tierra aquí tomado como excusa para hablar de miedo y de un arisco tío obligado a proteger a su familia. Los actores, tan bien como acostumbran, el gran Eduard Fernández y esa robaplanos que es Mariana Cordero, siempre en papeles secundarios pero robando protagonismo. Además el director crea una atmósfera asfixiante con unos tonos naranjas realmente opresores y unos encuadres que acentúan esa sensación de agobio. Quizá la historia no esté a la altura de la estética del director, pero promete grandes maneras e ir en contra de las normas establecidas, ya que su film tiene alguna escena bastante fuerte por la que se le ha acusado de morboso pero que son necesarias en la historia.

Y por el momento nada más, mañana veré Cobardes y la próxima entrega de comedias inteligentes será de Temporada de Patos, película mexicana muy desconocida pero brillante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: